miércoles, 2 de diciembre de 2015

Virgen dolorosa



Niño de Dios











Virgen de los Ángeles, Ronda

















Sayón judío

La Venerable Real y Muy Ilustre Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de los Dolores de la localidad coruñesa de Ferrol, estrenó en la pasada jornada del Jueves Santo dos imágenes de misterio, de las mal llamadas también "secundarias", pertenecientes al conjunto escultórico del paso del Prendimiento de Cristo. La hechura de Jesús es obra del escultor Fernando Murciano (2008).
Esta cofradía apuesta fuerte por el enriquecimiento su patrimonio, más aun después de haber obtenido la Semana Santa de Ferrol el calificativo de Fiesta de Interés Turístico Internacional. Por ello se propuso la renovación del conjunto escultórico con una escena más dinámica y comunicativa.
De este modo, se presentan dos imágenes generando una diagonal que permita al espectador tener un contacto visual constante con la imagen principal. En primer término, aparece un sayón tirando de las cuerdas con las que ha sido amarrado Jesús de Nazaret, y en la parte posterior un soldado judío, miembro y representante del sanedrín en la escena, que empuja y ordena la acción. Las imágenes han sido realizadas en madera de cedro con los brazos articulados, siguiendo una técnica tradicional de estucado y policromado. Aunque aquí cabe destacar el proceso creativo que subyace en la hechura de la imagen del sayón.
Como parte de los estudios de máster que está realizando el joven artista leonés, afincado en Sevilla, Pablo Lanchares -autor de las obras-, para el modelado previo del retrato del sayón adopta una técnica científica de creación escultórica, la reconstrucción facial forense. Esta técnica se desarrolla a partir de un cráneo, desde el cual y utilizando toda la información que nos ofrece este resto óseo, se generan en unos puntos cronométricos determinados un grosor del tejido blando. Estos grosores son valores medios dependiendo de la edad, raza, sexo e índice de masa corporal diferenciándose en tres tipos, languiforme, halterófilo y obeso.
Una vez los puntos de grosor del tejido blando están delimitados, partiendo de conocimientos anatómicos y de los puntos exactos donde el musculo se inserta, se genera la anatomía mímica de un hemirostro, y luego la del otro dando el mismo resultado. Hay ciertos aspectos que no podemos conocer a partir de los restos óseos, como el grosor de las cejas, la forma de la punta de la nariz o el grosor de los labios. Esto se resuelve mediante la estadística: si en un varón adulto caucásico mediterráneo es más común una punta de la nariz afilada, será la que utilizaremos, de modo que es más probable alcanzar el mayor parecido con el sujeto en vida.
Una vez generado este primer retrato, se caracterizó con peinado, barba, expresión... tal cual se haría en un actor de teatro o de cine, inculcando así una teatralidad a la escena y dotando a la obra de una carga conceptual propia de otro campo, donde se alude a un tiempo pasado y se usa el retrato de forma más anónima y discreta. En la galería fotográfica que acompaña la noticia se pueden ver también instantáneas de todo este proceso.






 




















cristo crucificado


Cristo crucificado, madera de cedro,70 cm. Su destino es la parroquia de San Juan y San Pedro de Renueva, Leòn.